Si, Se Puede – Noviembre 2020

de Norma Vandevender
Hay varias razones por las que un padre decide educar en casa. A pesar de las diversas razones, el factor común es el amor y el deseo de dar a sus hijos la mejor educación posible. Cuando empiezas con amor, la educación en casa es posible. Residir donde la ley estatal lo apoya, lo hace más factible.

El 15 de junio de 1994, la Corte Suprema de Texas garantizó el derecho a los padres de Texas para educar a sus hijos en casa sin temor a ser procesados. El tribunal dictaminó que las escuelas en casa se consideran un tipo de escuela privada. Por lo tanto, ofrece a los padres una gran libertad en su currículo educativo y horario. Puesto que se establece que tenemos el derecho de educar en casa, es posible que aún se pregunte: “¿Puedo educar a mis hijos sin un título de enseñanza?”

¡Sí! ¡Ciertamente sí que puedes! Con la orientación y preparación adecuadas es posible una educación en el hogar.

No soy terapeuta ocupacional, pero ayudé a mi hija a gatear. A medida que se hizo más fuerte, le enseñé a caminar, comer y usar el baño. No soy patólogo del habla y el lenguaje, pero pude enseñarle a hablar. No soy pediatra, pero la cuidé cuando tenía fiebre, pequeños raspones y un par de virus estomacales. En todas estas ocasiones, puede que no haya tenido un título, pero me informé y busqué soluciones de cómo emprender su desarrollo o cuidar de su salud. Hice listas de las cosas necesarias y me armé con las herramientas. Las respuestas no siempre fueron fáciles de localizar. Leí libros, me suscribí a blogs de nueva mamá y hablé con el pediatra de mi hija para llegar a una decisión educada sobre lo que era mejor para su bienestar.

Entonces, ¿Cómo puede un padre sin un título de enseñanza ser un educador en casa? Aplicando el mismo proceso de establecer metas, investigar lo desconocido y buscar asesoramiento de expertos. Afortunadamente, en San Antonio está FEAST, su centro de recursos escolares dedicados a ayudar a las familias en su camino de enseñanza. Su misión es apoyar para el beneficio de

la educación dirigida por los padres. Piense en ellos como su compañero en este viaje. Con un personal y una junta directiva compuesta por familias de escuelas en casa. En este centro de recursos para homeschool pueden ayudarle a comenzar con el pie derecho, guiarlo, y brindar apoyo para que usted pueda llegar a la siguiente fase de su viaje educacional. Yo los he buscado varias veces y me ayudaron a aumentar mi confianza para enseñar a mi hija.

Hay tantos recursos educativos adicionales en las redes sociales, especialmente con la situación que estamos viviendo este año con la pandemia. Busque grupos escolares en casa (lista disponible en el sitio web de FEAST), la comunidad local de la escuela en casa, su biblioteca local y suscríbase a los blogs de homeschool. Cuando las cosas se vuelven difíciles siempre se puede buscar la ayuda de un tutor porque usted no tiene que enseñar todas las clases de su hijo.

Respire, deje que su amor por su familia sea el combustible que impulsa su intento de ofrecer una educación completa a sus hijos y recuerde que no tiene que sentirte solo en esto. Si ya decidió iniciar su homeschool y no sabe cómo dar el primer paso, hay un recurso de apoyo para ayudar en el camino y es FEAST. Tanto fue su ayuda que ya trabajo allí los martes y jueves. Llámeme y haga su cita para un cafecito o un chocolatito con Norma. Si me avisa con tiempo hasta puedo ir por pan dulce. Con mucho gusto le ofrezco asesoría de homeschool o educación en casa. ¡Sí, puede enseñar!